Vaticinan VI gran extinción

Ya sea en tierra firme o en los océanos, la población de los más grandes predadores como leones, lobos y tiburones está disminuyendo drásticamente, al punto de desatar la alarma sobre una “sexta extinción masiva” en el planeta.

La alarma fue lanzada en la revista Science por un grupo de investigación internacional coordinado por Jim Estes, de la Universidad de California, en Santa Cruz.

Según Estes, se trata del más profundo impacto que el hombre jamás haya provocado sobre la Tierra.

El estudio analizó los datos más recientes y reveló que los efectos de la declinación de los predadores son catastróficos y en cascada sobre todos los ecosistemas. Por ello, aumentan las especies invasoras, se difunden enfermedades infecciosas, se producen cambios en el suelo, en la calidad del agua, en la vegetación y la atmósfera, con la disminución de la captura de anhídrido carbónico.

De acuerdo con el estudio, la caza y la fragmentación de los distintos hábitats son responsables también de la declinación de los predadores. Las pérdidas son dramáticas también en las poblaciones de los grandes herbívoros como elefantes y bisontes.

La declinación de estos animales que se hallan en la cima de la cadena alimentaria, indican los investigadores, “es mayor de cuanto se consideraba hasta ahora” y desencadenó en los ecosistemas una cadena de efectos que se transfieren a los niveles más bajos de la cadena alimentaria, destruyendo otras especies.

Los investigadores citaron varios ejemplos de este efecto cascada. La eliminación de los lobos del parque nacional Yellowstone, llevó al crecimiento incontrolable de los alces, que en parte destruyeron álamos y sauces salvados solo por la reintroducción de estos lobos. En algunos sectores de África la reducción de los leones y leopardos permitió a los monos babuinos proliferar sin control, aumentando el contacto con humanos y causando altas tasas de enfermedades por parásitos intestinales.

En zonas de los océanos, en cambio, la declinación de los tiburones causó la explosión de un tipo de escualo que está haciendo colapsar a los crustáceos.

“El estudio indica que para sanar los ecosistemas –observó Estes– se deben reintroducir a larga escala los grandes predadores, porque los efectos de su presencia sobre los ecosistemas son fundamentales”.

La Prensa (Panamá)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: