Trabajan investigadores de UNAM en restauración de ecosistemas

Académicos e investigadores de la UNAM trabajan en la restauración de algunas áreas degradadas del país, luego de que más de 60 por ciento de la superficie terrestre, cubierta por diferentes ecosistemas naturales, ha sido afectada por actividades agropecuarias.

Miguel Martínez Ramos, del Centro de Investigaciones en Ecosistemas (CIEco), expuso en un comunicado que la conversión de esos entornos para el uso ganadero ha causado grandes problemas ecológicos y ambientales.

Estos incluyen deforestación, emisión de gases de efecto invernadero, pérdida de biodiversidad, introducción de especies invasoras, desertificación y contaminación de ríos y otros cuerpos de agua.

Advirtió que la población mexicana crece a una tasa cercana al uno por ciento al año y, en consecuencia, la demanda de carne y leche seguirá en aumento.

El especialista informó que la ganadería utiliza más de la mitad del territorio nacional, pero sólo aporta 1.3 por ciento del Producto Interno Bruto. La crianza de gran cantidad de reses ha convertido diversos ecosistemas naturales del país en praderas inducidas para su pastoreo.

Por ello, bosques templados, tropicales húmedos y secos, manglares, matorrales áridos y pastizales naturales, ricos en biodiversidad y proveedores de importantes servicios ecosistémicos, han sido alterados, modificados o degradados.

En 2008, se sacrificaron 2.3 millones de reses y se obtuvieron 1.5 millones de toneladas de carne y se generaron más de 10 mil millones de litros de leche. No obstante, esa producción es insuficiente para satisfacer la demanda y se requiere importar estos productos.

El responsable del Laboratorio de Ecología de Poblaciones y Comunidades Tropicales del CIEco refirió que en ocasiones, por el uso inadecuado del suelo, la sobrepoblación de ganado en lugares donde los animales no tienen suficiente pasto para mantenerse o por cuestiones de migración, los terrenos suelen abandonarse.

Martínez Ramos explicó que para la restauración se han estudiado diversas especies de árboles con capacidad para desarrollarse en suelos pobres o alterados, y que además tengan alguna utilidad para la población, como la obtención de madera o leña.

Incluso, abundó, que sean importantes para atraer abejas, especie fundamental para el proceso de polinización. Se calcula que la tercera parte de los alimentos humanos son fecundados por insectos.

Hasta el momento, indicó, se cuenta con una lista de alrededor de 15 especies de árboles nativos con potencial para ser empleadas en el enriquecimiento de las praderas, sobre todo en la región de Las Margaritas, en los límites de Puebla y Veracruz.

El Informador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: