Isla Urbana, finalista del BBC World Challenge

El proyecto Isla Urbana participa en el BBC World Challenge, concurso que reconoce a distintos trabajos del mundo enfocados a conseguir un cambio social, fue seleccionado entre 800 y es el único de origen mexicano entre los 12 finalistas.

El interés por resolver la escasez de agua y la sobreexplotación de mantos freáticos animaron a Enrique Lomnitz y a un equipo de especialistas en ingeniería, antropología social y geografía, a crear Isla Urbana, que por medio de la recolección de agua de lluvia ha logrado proporcionar una fuente permanente de abasto a los habitantes del Ajusco. El sistema vuelve a los hogares autosustentables, pues de cada uno se obtienen 50 mil litros de agua para uso doméstico al año.

Por ello Lomnitz hizo un llamado a la gente para que emita su voto en theworldchallege.co.uk/2010-finalists-project10.php (hasta el 12 de noviembre), “pedimos a todos los mexicanos que por favor voten, estamos trabajando para tratar de arreglar el problema del agua en México, es muy viable. Es importante valorar este tipo de proyectos y valorarnos como ciudadanos capaces de proponer y crear soluciones”.

Surgido como una tesis de diseño industrial para crear soluciones sustentables para personas de escasos recursos, el proyecto ha instalado 110 sistemas de captación de agua de lluvia hasta hace un mes, la meta es poner 600. En cuanto a su funcionamiento, Lomnitz explicó que el sistema aprovecha el tinaco o cisterna de la casa: “El agua de las cuatro primeras a lluvias se tira porque es la que trae más suciedad. El resto de las precipitaciones, antes de llegar a la cisterna, pasan por filtros que desvían el agua más sucia al baño. El filtro llamado interceptor de primeras lluvias atrapa las hojas y la suciedad, luego se le pone cloro y carbón activado, material responsable de purificar y deodorizar el agua. Asimismo se capacita tanto a los usuarios como a plomeros y albañiles de la zona para que conozcan el funcionamiento del sistema y lo adopten de manera definitiva”.

El proyecto para cosechar lluvias es apoyado por el Instituto Internacional de Recursos Renovables y la asociación civil nipona Oasis Japan, cuya directora, Tomoko Momi, reside también en el Ajusco. Además trabajan con la División de Ecología y Desarrollo Sustentable de Tlalpan, que ayudará a cubrir los gastos hasta que se completen los 600 sistemas. “Vieron nuestro trabajo y nos propusieron subsidiar el costo para las familias en la delegación”, comentó Lomnitz.

El proyecto ha sido recibido con gran aceptación entre los habitantes del área debido a la escasez que padece la zona, asunto que Lomnitz achaca al desperdicio de la lluvia y a la incapacidad de las autoridades para brindar soluciones distintas:“El principal obstáculo del gobierno es que a veces no tiene la visión para adoptar soluciones nuevas; en vez de extraer el agua o sufrir inundaciones, podrían llenarse hasta dos millones de cisternas en época de lluvia, lo cual reduciría el consumo de la red drásticamente”.

A la fecha, del sistema Lerma Cutzamala se extrae agua suficiente como para llenar el estadio Azteca, lo que según Lomnitz provoca un consumo de 2 mil 280 millones de kilowatts por hora, equivalente al consumo energético de Puebla.

El sistema de Isla Urbana es sustentable porque puede permitir la recarga de las presas y la gente se abastecería con agua de lluvia para “evitar una extracción desenfrenada todo el año”. Aunque el sistema está diseñado para que el agua se utilice de manera doméstica, ya montaron en la zona un pequeño laboratorio de análisis de calidad y trabajan con gente de la UNAM para realizar estudios científicos al respecto y establecer si el agua es potable, “si se quiere beber hay que filtrarla o hervirla”, aclaró Lomnitz.

En cuanto a la relación que tenemos con el agua, abundó, debe modificarse. “Cuando una familia capta el agua, su relación con ella cambia, la empiezan a cuidar y ahorrar”, concluyó.

Problema capitalino

– En el Distrito Federal 36% de lo hogares no tiene acceso apropiado al agua y 40% del líquido se pierde en fugas.

– Cada fin de semana 2 millones de personas en la ciudad sufren la falta de abastecimiento del líquido.

– El servicio de pipas surte a 900 mil habitantes, y aunque deben ser gratuitas, muchas veces los choferes cobran el traslado.

Milenio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: