Dan cuerda y brillo al Reloj Otomano, un regalo centenario

Las comunidades libanesa y turca restauraron el reloj otomano que hace 100 años sus ancestros obsequiaron a la capital para festejar el centenario de la Independencia.

Ubicado en la esquina de Bolívar y Venustiano Carranza, en el Centro Histórico, presume nueva maquinaria, brillo en sus tres campanas de oro, mosaicos restaurados, su estructura de piedra remozada y una placa que da cuenta de la remodelación, para atestiguar el cumpleaños 200 de la gesta independentista.

Bajo el auspicio de la embajada de Líbano y la de Turquía en México, el embellecimiento de la estructura de mármol y piedra, que da entrada a la Plaza del Colegio de las Niñas, costó un millón y medio de pesos, donados por las embajadas. Tardaron siete meses en embellecerlo.

“La comunidad libanesa aportó todos los fondos a través de los señores embajadores y tuvo el apoyo de ingenieros y arquitectos de la Ciudad de México. Realizaron trabajos de sustitución de piedra, mosaicos, limpieza general y originalmente llevaba sólo la media luna como símbolo turco, luego apareció el cedro libanés y ahora acordamos colocar el águila mexicana, los tres en oro”, detalló Inti Muñoz, director del Fideicomiso del Centro Histórico.

Así, sobre la cúpula del reloj se exhiben los símbolos de paz, equilibrio y solidaridad entre las tres comunidades, que a decir del embajador de Líbano, Nouhad Mahmoud, muestran los lazos de amistad que mantienen desde finales del siglo XIX, cuando los primeros migrantes de la colonia otomana llegaron al DF.

“Este acto de restauración es un reconocimiento y un acto de amistad para México y un motivo para honrar a los ancestros que donaron esta obra a la ciudad hace 100 años. Los primeros migrantes libaneses que llegaron a esta gran ciudad decidieron obsequiar el reloj como símbolo de lealtad, y con la misma visión lo restauramos”, agregó.

Por su parte, Alev Kilic, embajador de Turquía, recordó que el 22 de septiembre de 1910, a las 12 horas, la comunidad libanesa y turca pusieron en marcha las manecillas del reloj de cuatro caras, como un regalo a las fiestas patrias centenarias y vaticinó que el monumento testifique 100 años más de independencia mexicana.

“Representa la historia de gratitud entre los ciudadanos de los tres países”, agregó.

Excelsior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: