Emociones enfermizas

La depresión y otros tipos de enfermedades mentales quizá no traigan el dolor físico como síntoma.

Sin embargo, los “gritos silenciosos” que ocasionan
los trastornos de conducta, de emociones o de los procesos del
pensamiento pueden hacer tanto daño a quien los padece, como si se
tratase de otra patología que sí se puede diagnosticar por medio de una
radiografía o examen de sangre.

Para el médico psiquiatra José Calderón, los
diferentes tipos de depresión y trastornos de ansiedad son los casos
más frecuentes en la sociedad panameña, seguidos de los trastornos
adictivos, “sobre todo el alcoholismo”.

El trastorno mental y del comportamiento debido al uso
de múltiples drogas es cada vez el diagnóstico de mayor prevalencia
entre los pacientes que egresan al Instituto de Salud Mental, comenta
Emmett Villavicencio, psicólogo clínico y especialista en
farmacodependencia de esta institución.

En este sentido, explica, que “muchas de las personas
que consumen sustancias también padecen alguna comorbilidad
psiquiátrica, es decir, padecen depresión, ansiedad, trastorno de
personalidad o trastorno afectivo bipolar, entre otros”.

Por ello, Villavicencio agrega que el trastorno por
consumo de sustancias es “un serio problema en la sociedad panameña, ya
que afecta al individuo de forma global; en el ámbito personal afecta
la salud física y mental, las relaciones interpersonales, la
productividad laboral, la vida familiar, social, etc”.

Las funciones cerebrales de los pacientes con
trastornos mentales suelen alterarse comúnmente, coinciden tanto la
neuropsicóloga Emelyn Sánchez – Gómez y la psicóloga Karen Lowinger.

Ambas afirman que estos pacientes presentan
alteraciones en el sueño, en la ingesta de comida y en la regulación de
las emociones.

Cuando la persona afronta una crisis de este tipo, a
nivel cerebral, ocurre un desequilibrio de los nervios
neurotransmisores, lo que altera la química del cerebro, explica la
neuropsicóloga.

“La persona, entonces, reacciona dependiendo del
neurotransmisor afectado, y si se ha aumentado o disminuido su
cantidad”, dijo Sánchez – Gómez.

Más de un panameño no está consciente de que las emociones pueden enfermar, opina el psiquiatra José Calderón.

“La mayoría trata de ignorar los problemas mentales y
evita consultar a tiempo, sobretodo por prejuicios o vergüenza”,
menciona.

Sin embargo, es una realidad. El Instituto de Salud
Mental admitió en 2008 un total de 794 pacientes, según el departamento
de Estadística de esta institución; y de acuerdo a las cifras
preliminares admitieron 761 pacientes en 2009.

En ambas ocasiones, el diagnóstico más frecuente con
que los pacientes ingresaron al Instituto fue “trastorno psicótico
agudo y transitorios”.

Esto quiere decir que estos pacientes “pasan de un
estado sin características psicóticas a otro claramente anormal en un
período de dos semanas o menos caracterizados por alucinaciones
visuales o auditivas”, explica Emmett Villavicencio, psicólogo clínico
de la entidad.

Así mismo, el diagnóstico de egreso más frecuente en
ambos períodos en el Instituto de Salud Mental fue de “trastorno mental
y del comportamiento debido al consumo de múltiples drogas (alcohol,
cocaína, marihuana, etc.)”, comenta.

En este sentido, el doctor Villavicencio afirma que
“muchas de las personas que consumen sustancias también padecen alguna
comorbilidad psiquiátrica, es decir, padecen depresión, ansiedad,
trastorno de personalidad, o trastorno afectivo bipolar, entre otros”.

IMPACTO

Puede que los trastornos mentales no sean tan tangibles como otros males, pero sus efectos han sido razón de diversos estudios.

Una investigación reciente elaborada por la
Universidad de Zaragoza, España, confirma que enfermedades mentales
como la depresión perjudican el organismo si no son atendidas a tiempo,
reporta la agencia de noticias Europa Press.

Para el psicólogo Villavicencio, las enfermedades
mentales no tratadas pueden comprometer la salud física, emocional,
familiar del individuo así como repercutir en la productividad laboral,
académica y social.

PARA IDENTIFICARLO

Según Villavicencio, se dividen en dos grupos: los trastornos neuróticos y los trastornos psicóticos.

De estos dos, comenta que es más fácil identificar un
trastorno psicótico, pues involucra “el grado de conexión del paciente
cono la realidad, las alteraciones sensoperceptuales, los
comportamientos extraños, las serias alteraciones del pensamiento, los
delirios, etc”.

Aún cuando el individuo que sufra estos síntomas se
encuentre en franca negación o su propia condición no le permita
hacerse cargo de su situación, otros podrán identificar el
comportamiento anormal dando como resultado una visita al psiquiatra o
psicólogo clínico, explica Villavicencio.

Los trastornos neuróticos, por su parte, están
relacionados con los patrones como aprendizaje, percepción del sujeto
sobre sí mismo, integración del “yo”, percepción de los demás, lectura
e identificación de los propios sentimientos y emociones.

“Este tipo de trastorno es más difícil de identificar
para la persona que lo padece, ya que no se pierde el contacto con la
realidad, como es el caso de los trastornos psicóticos”, afirma el
psicólogo clínico.

Así, la gravedad del trastorno neurótico está dada por
el grado en que se presente y la manera en que se comprometa la
capacidad de producción y relación de un individuo en sociedad, alega.

Pero bien es cierto que los trastornos emocionales se
hacen cada vez más evidentes y cobran mayor importancia en la vida
cotidiana a medida que la sociedad se desarrolla y se moderniza, “ya
que los seres humanos dependemos cada vez más de nuestra capacidad
intelectual, y esta requiere serenidad para tomar decisiones
adecuadas”, reitera el psiquiatra José Calderón.

DIAGNÓSTICOS MÁS FRECUENTES EN 2009.
– Trastorno por consumo de sustancias.- Trastorno afectivo bipolar –
episodio maniaco con síntomas psicóticos.- Esquizofrenia paranoide.-
Trastorno afectivo bipolar o episodio maniaco sin síntomas psicóticos.-
Trastorno mental y del comportamiento debido al uso de alcohol.- Otros
trastornos debido a lesión y disfunción cerebral.-Trastornos
esquizoafectivos. – Trastorno afectivo bipolar episodio hipomaniaco.-
Intentos de suicidio o autoagresión.

La Prensa (Panamá)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: